Antioxidantes hay muchos ¿Por qué destaca el HT sobre otros?

Efectivamente, todos estamos familiarizados con antioxidantes como las vitaminas C y E, la coenzima Q 10, el té verde o el resveratrol, cada uno de los cuales tiene una ‘potencia de anti oxidación’ distinta. Sin embargo el mundo sigue progresando y con ello se van descubriendo nuevas sustancias que en muchos casos, como el que nos ocupa, cuentan con bondades que superan a las de principios activos más conocidos. Investigaciones realizadas en los últimos años han sacado a relucir el gran potencial antioxidante del HT, el cual supera a de los antioxidantes clásicos, siendo actualmente uno de los más potentes que se conocen.

Una manera de comparar el potencial antioxidante de distintas sustancias es a través de una medición llamada ORAC5. El ORAC5 de HT es uno de los mayores conocidos para una sustancia natural.

Pero sumado a lo anterior, el HT tiene la ventaja de que su asimilación y biodisponibilidad es máxima (99%). Es decir, que cuando se toma, prácticamente todo lo ingerido llega a las células de nuestro cuerpo. Sin embargo, esto no es siempre así. Hay sustancias antioxidantes muy famosas que, a pesar de tener un valor ORAC5 alto, tienen una biodisponibilidad muy baja (ej. 1%, 25%) y por tanto, muy poco de esa sustancia llega al final a las células (ej. esto pasa con la cúrcuma o el resveratrol). En estos casos, se están estudiando sistemas a base de nanopartículas, liposomas, ciclodextrinas etc. para ser utilizados como ‘caballo de Troya’ que permita aumentar la biodisponibilidad de estas sustancias a las células. Mientras tanto, el poder antioxidante de estas sustancias ‘in vivo’ es, en la práctica, mucho menor que ‘in vitro’.